La Voz de Pinares

Reportajes


Primeras reuniones para hacer resurgir la Mancomunidad que quiso crear una pista de esquí en Urbión


los representantes municipales que opten por sumarse a la mancomunidad saben que llevar a buen puerto esta iniciativa es muy complejo dada la actual situación económica. A pesar de que el impacto medioambiental sería nulo ¿es momento de valorar si en su día los pinariegos se confundieron al decidir que no querían una pista de esquí en Urbión?. santos sánchez: “esto tendría que haberse hecho en su día, cuando había fondos suficientes, no ahora que la situación es muy mala y conseguir dinero es complicadísimo”.


Hace más de 20 años se fundó una Mancomunidad para fomentar el turismo de la comarca de Pinares, sobre todo el de los pueblos de la zona del Pico Urbión (Duruelo, Covaleda, Vinuesa...). Se trataba de la Mancomunidad de ‘Turismo de Montaña de Soria-Urbión’ que se constituyó en el año 1.987 con dos únicos socios: el pueblo de Duruelo y Soria capital.

El objetivo de esta Mancomunidad que abarcaba una población de 32.694 personas era la construcción y puesta en funcionamiento de una estación de esquí en los Picos de Urbión. El rechazo de la población pinariega a este proyecto fue conocida en todos los lugares y se vivieron momentos muy importantes a nivel histórico y social que trascendieron a los medios de comunicación del momento. Sensaciones que han vuelto a respirarse últimamente en otras situaciones como las manifestaciones en Covaleda por la oposición a la Ley de Montes o al Parque Natural

Lo más significativo de todo es que esta Mancomunidad, tras el rechazo brutal de los vecinos al proyecto de la pista de esquí, se paralizó y nunca más volvió a desarrollar nada bajo su nombre. Cada Ayuntamiento involucrado en la creación de esta Mancomunidad aportó 200.000 pesetas de aquel entonces, dinero que a día de hoy aún perdura en las arcas, eso sí ahora ya cambiado a euros.

Ahora parece que las necesidades de los pinariegos han cambiado radicalmente tras veinte años y la acentuada crisis obliga a apostar por nuevos proyectos que son siempre destinados a fomentar el turismo: el mayor potencial de la zona. Por ello, esta Mancomunidad de ‘Turismo de Montaña de Soria-Urbión’ olvidada podría volver a ponerse en marcha en pleno siglo XXI. Esta es la idea en la que actualmente se está barajando en los Consistorios de la zona del Urbión, (con primeras reuniones y muchas cosas aún en el aire), ya que muy probablemente se unirán al proyecto.

El objetivo es crear un Plan de Dinamización Turístico para la zona que impulse la economía en los próximos años con repercusiones para el futuro.

Por supuesto una de las ideas que ronda entre los representantes de los Ayuntamientos es la puesta en marcha de una pista de esquí. ¿Significa esto que en su día los pinariegos se equivocaron al decidir que no querían pista de esquí en Urbión? O, ¿simplemente los tiempos y las necesidades han cambiado?

“Existen muchas posibilidades de que vuelva a retomarse esta Mancomunidad ya que se ha hablado con los alcaldes y en principio están de acuerdo. Ahora todo está un poco en el aire ya que hacen falta muchas más reuniones hasta tener algo sobre la mesa porque no se ha vuelto a hablar del tema desde hace tiempo”, explica Román Martín, alcalde de Duruelo y presidente de esta Mancomunidad (cuando se fundó, Román Martín fue elegido presidente, y a día de hoy se ha mantenido ese cargo). “Uno de los proyectos que se podría poner en marcha sería la construcción de una pista de esquí, pero no alpino como se propuso en un principio hace 20 años, sino de fondo que el impacto medioambiental es nulo. Pero es una de muchas ideas que se están barajando y el objetivo es fomentar el turismo en esta comarca y multiplicar las posibilidades de la zona”.

Covaleda fue en su día uno de los pueblos que se opuso a la pista de esquí. Hoy esa posibilidad, que aún está por estudiar, no es acogida con tanto recelo. “Una de las intenciones es recuperar el proyecto de la pista de esquí de aquel entonces. En un principio, entre los miembros del equipo de Gobierno de Covaleda no se ve con malos ojos esta idea pero siempre tendríamos en cuenta la opinión de los vecinos, aunque no se haría una consulta popular”, explica José Antonio de Miguel, alcalde de Covaleda, “el reto es dinamizar la economía de la zona y trabajaremos por ello a través de esta Mancomunidad con un Plan de Dinamización Turístico. Pero aún queda mucho por hablar, se han dado las primeras pinceladas”.

Veinte años atrás. En 1989, en pleno estallido social en relación a la negación del proyecto de esquí en Urbión, el Director General de Turismo era Santos Sánchez.

Ahora, tras este tiempo recuerda para La Voz de Pinares cómo lo vivió él en primera persona y cómo ahora considera que esa idea sería inviable ya que “cualquier proyecto requiere de unas inversiones públicas muy grandes, y más uno de este tipo. Con las circunstancias actuales es muy difícil poner en marcha una idea igual o similar. Eso sería un sueño”, explica Sánchez.

“Entonces, en 1989, se dieron unas circunstancias muy específicas y a que había muchos fondos de Europa, venían fondos que a veces no se podían ni gastar”, comenta Sánchez, “la idea de la pista de esquí surgió en una Navidad cuando nos proponen que presentemos un proyecto para gastar una partida de dinero que supondría una inversión de unos 6 millones de euros. Así que nos pusimos a trabajar y nos comprometimos a presentar un proyecto. De la pista de esquí siempre se había hablado en Soria desde los años 70, pero siempre se había hablado de un proyecto de nieve alpina y todos los estudios decían que no había nieve. La posibilidad era meter cañones con lo cual de nieve alpina ya nadie volvió a hablar, además el impacto medioambiental de la pista de esquí alpino era mucho mayor que la que pudiera ocasionar el esquí nórdico, o de fondo. Este tipo de deporte irrumpía por aquel entonces con una fuerza tremenda y yo personalmente pensé que era una oportunidad única para Soria y para Pinares”, explica Sánchez.

¿Qué ocurrió entonces si todo parecía caminar hacia delante? Estaba el proyecto, la viabilidad, los fondos... “veinte años después todavía me echo las manos a la cabeza”, reconoce el ex Director General de Turismo, “creo que no se hizo por intereses que aún no consigo entender de pocas personas que supieron movilizar muy hábilmente a muchas otras. Y una cosa que aprendes en política es que por muchos que quieras tú no puedes ir contra la voluntad del pueblo. Y evidentemente el no era la voluntad del pueblo. Ninguna zona se puede desarrollar turísticamente si no lo quiere la gente que vive allí”.

“Recuerdo una anécdota que me pasó”, continúa Sánchez, “una señora ya mayor, anciana, me tiraba de la chaqueta como diciendo usted me quiere quitar la pensión. Recuerdo también como Teodoro, que era el alcalde de Covaleda por aquel entonces, tuvo que soportar situaciones muy comprometidas. Con ese panorama era imposible hacer nada. Ese proyecto era sin duda el mejor proyecto turístico que ha tenido la provincia de Soria entre las manos, desde mi punto de vista fue un error no hacerlo”, concluye Sánchez.

Ahora la idea de la pista de esquí vuelve a ponerse sobre la mesa, pero hay que dejar claro que solo se han dado las primeras pinceladas, las primeras reuniones. Queda mucho por hacer todavía.

Fomento del turismo también en la zona burgalesa

Desde hace tiempo se viene hablando de que la presa de cola del embalse de Castrovido contará, cuando se acabe, con un espacio recreativo: una playa y un embarcadero. En este espacio se plantea hacer algo similar a lo existente en la Cuerda del Pozo, donde se enclava la playa Pita y una amplia oferta para el turismo de la zona. “No hay nada por escrito y nada claro aún. Se habló en su día muy por encima de lo que se podía hacer en ese lugar”, explica Julio Munguía.

No obstante, este uso no es decisión de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), si no de la Junta de Castilla y León pues se trata de un Monte de Utilidad Pública regulado por la Ley de Montes. Al respecto, desde Medio Ambiente no han informado de ninguna iniciativa sobre este lugar.

A pesar de la negación de muchos vecinos a la construcción de esta presa, Castrovido supondrá en menor o mayor medida un desarrollo de la zona, también a nivel turístico.

Newsletter

Reciba las últimas noticias directamente en su correo