La Voz de Pinares

Reportajes


Leve aumento del número de escolares en las aulas pinariegas para este curso


La vuelta al ‘cole’ es ya una realidad en todo Castilla y León y, por supuesto, también en la comarca de Pinares. El jueves 9 de septiembre comenzaron las clases tras un largo verano de diversión y vacaciones.

Lo cierto es que dos municipios pinariegos se han adelantado a esta fecha oficial: se trata del Colegio Público Santo Cristo de las Maravillas de la localidad de Duruelo de la Sierra y el Colegio Publico María Eugenia Martínez Del Campo de San Leonardo de Yagüe

Duruelo comenzó las clases en la jornada del lunes con total normalidad con 86 alumnos matriculados (Infantil, Primaria y ESO) manteniéndose con respecto a años anteriores. “Es con motivo de las fiestas por lo que en Duruelo se adelanta el curso. Empezamos el ‘cole’ tres días antes de lo normal y lo terminamos un día después, así recuperamos los cuatro días de fiestas. Este cambio se solicita a la Dirección Provincial y la Junta de Castilla y León te lo concede o no”, explica la directora, María Luz Martín que considera que el número de matriculados este año es “prácticamente igual al del curso pasado”.

El colegio de San Leonardo de Yagüe se adelantó dando por inauguradas las clases en la jornada del miércoles, un día antes de la fecha oficial. “Se gana un día de clase que luego se pierde en una fiesta”, comentan desde la localidad.

En el resto de colegios pinariegos las clases comenzaron de forma normal el jueves. La tendencia normal en los colegios pinariegos es, por sorpresa, la de mantener el número de alumnos que en años anteriores o incluso aumentarlo muy levemente.

El colegio Vera Cruz de Quintanar de la Sierra contaba en 2008 con 136 matriculaciones entre los dos ciclos. A día de hoy sus aulas comienzan las clases con 146 alumnos, diez alumnos más. “Va subiendo el número gracias a la llegada de niños extranjeros, y además hay mucha natalidad en Quintanar. Sólo en Infantil contamos con 51 niños”, explica la directora del centro.

El CRA Pinares Sur engloba las localidades de Muriel Viejo, Talveila, Vadillo, Espejón y Navas del Pinar. Rafael León, el director del centro, nos cuenta cómo en estos dos colegios (uno de Casarejos con una única unidad y otro en Espejón con dos unidades) se mantiene el número de alumnos matriculados. “En Casarejos ha aumentado, ahora hay diez escolares. Y en Espejón se ha mantenido el número del año pasado, veinte matrículas, se fueron dos y han venido otros dos”, explica León, “el día de ayer fue muy agradable. No hubo lloros, ni llantos, ni lágrimas. Todo fue normal”.

El Colegio Público ‘Fernán González’ de Salas de los Infantes, uno de los más importantes de la zona, contabilizaba hace dos años un total de 220 matriculaciones, 70 de Infantil y 150 de Primaria. A día de hoy, también ha aumentado muy ligeramente el número de matriculaciones contando para este nuevo curso con 227 alumnos.

Colegios a la baja. El colegio de San Leonardo de Yagüe es uno de los que en este curso ha reducido el número de matriculados. El año pasado fueron 181 los alumnos y para este curso están en listas 175.

“La crisis ha hecho que los alumnos inmigrantes se hayan marchado y a esto hay que sumarle además que hay muy pocos nacimientos, así que la tendencia es a la baja”, explica Jesús Cámara, director del Colegio Rural Agrupado Sierra de Pinares, donde en este curso 2010-2011 se contará con un total de 119 alumnos de Infantil y Primaria divididos de la siguiente manera: Vilviestre del Pinar (27 alumnos); Canicosa de la Sierra (26 alumnos); Regumiel de la Sierra (16 alumnos); y Palacios de la Sierra (50 alumnos). “El año pasado tuvimos 126 alumnos matriculados al final de curso. Llevo al frente de la dirección de este CRA unos once años y hace cinco éramos por lo menos 146 alumnos, así que la evidencia es clara”, añade Cámara.

En la localidad de Covaleda también se ha notado esta tendencia a la disminución de alumnos. Pedro Simón, director del Manuela Peña, nos habla de cómo del curso pasado a este se han ‘perdido’ seis matrículas. “El curso anterior tuvimos 118 alumnos y este curso arrancará con 112. Son seis menos, no es una cifra llamativa, pero se nota que año tras año hay menos niños en Pinares”.

El Manuela Peña es un colegio que cuenta con jornada continúa desde el pasado año, pero además esta escuela ofrece varios servicios “desde las 7:30 horas de la mañana ya está abierto el colegio. Los padres que se marchen a trabajar pronto pueden dejar a los niños a partir de esa hora. A las nueve comienzan las clases hasta las dos de la tarde. Justo nada más terminar las clases arranca el servicio de comedor y luego de 16:00 a 18:00 horas se desarrollan actividades extraescolares”, comenta el director.

Newsletter

Reciba las últimas noticias directamente en su correo