La Voz de Pinares

Reportajes


'IN MEMORIAM DOMINGO HERAS': Multitudinaria y emotiva despedida a un querido político


Sus amigos y familiares llevaron el féretro a hombros hasta el cementerio como se hacía antaño. El Ayuntamiento de Soria decretó tres días de luto por la muerte de Domingo. Casi dos mil personas abarrotaron las calles y la iglesia de san esteban en Navaleno. El Numancia lució crespones negros en su partido contra el Xerez.


La provincia entera se vistió de luto el pasado lunes, 12 de septiembre. La muerte del presidente de la Diputación Provincial de Soria dejó algo más que un cargo político vacante. El vacío por el fallecimiento de Domingo Heras López causó el desamparo de cientos de corazones sorianos. Muestra de ello fueron las incesantes visitas que el féretro, del que también fuera alcalde de Navaleno, recibió durante todo el día en la iglesia de su pueblo. Domingo Heras falleció la madrugada del domingo a los 51 años de edad, tras meses luchando contra una enfermedad que, a pesar de todos los inconvenientes, no le impidió asistir a numerosos actos sociales, “tal y como él quería”, han recordado sus amigos y familiares.

A Navaleno llegó sobre las once de la mañana, después de haber recibido un cálido adiós de sus compañeros del organismo provincial. En la puerta del Palacio el vicepresidente primero, Antonio Pardo, impuso la medalla de presidencia a Domingo Heras, ante la atenta mirada de decenas de ciudadanos anónimos, además de amigos y miembros de su familia, que quisieron despedirse del presidente de la Diputación.

Fueron casi dos mil personas las que acudieron al funeral ‘corpre in sepulto’ que ofició el obispo de Osma-Soria, Gerardo Melgar, junto a los párrocos de Navaleno y San Leonardo, a las seis y media de la tarde. La asistencia multitudinaria obligó a la mayoría de los asistentes a seguir la ceremonia religiosa en la calle, a través de megafonía. El silencio era absoluto. Después de la misa, algunos amigos y familiares, con la emoción cogida en la garganta, dedicaron unas palabras a Domingo.

El público rompió el silencio con un contundente y solidario aplauso que acompañó al féretro de Domingo al salir, a hombros de familiares y amigos, de la iglesia de San Esteban. No permitieron llevarlo en coche, como antaño fue a hombros de sus seres queridos hasta la que será su última morada terrenal, el cementerio de Navaleno. Antes de la masiva despedida, desde por la mañana, fueron llegando a la pequeña iglesia pinariega autoridades políticas, financieras y deportivas, además de amigos y familiares. Los primeros en llegar fueron algunos de sus compañeros de fatigas, como Carlos de la Casa, delegado territorial de Soria, o Antonio Pardo, vicepresidente de la Diputación. Los alcaldes pinariegos fueron también incansables a la hora de esperar el momento de la ceremonia religiosa; desde por la mañana Miguel Bonilla, alcalde de Molinos de Duero y Jesús Elvira, de San Leonardo acompañaron con verdadero cariño a los familiares de Heras. Muchas caras conocidas del mundo político provincial, autonómico y nacional no quisieron perder la oportunidad de decir adiós, por última vez, a un político tan querido, valorado y reconocido por todos. Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León, María Jesús Ruiz, consejera de Medio Ambiente, compañera y amiga de Domingo, Jesús Posada, ex Ministro de Presidencia , Efrén Martínez, ex presidente de Diputación de Soria, los presidentes de las Diputaciones de Valladolid, Ávila, Burgos (Vicente Orden), Palencia...

La actual alcadesa de Zamora, Rosa Valdeón, el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, el subdelegado del Gobierno en Soria, Vicente Ripa y el secretario de organización del PP castellanoleonés, Alfonso Mañueco, que estuvieron acompañados, ya por la tarde, por numerosos alcaldes, como Ramiro Ibáñez, de Canicosa, David de Pedro, de Quintanar de la Sierra, Román Martín, de Duruelo de la Sierra, Isabel Andrés, de Regumiel de la Sierra, Fidel Soria, de Cabrejas del Pinar, el de Muriel de la Fuente, el de Ucero, Casarejos, Espeja de San Marcelino, y sus inseparables concejales de Navaleno, como el teniente alcalde, Carlos Herrero, etc. Pocos se perdieron tan triste y emocionante evento que, por unas horas, unió a todos sin importar el color político de cada uno.

El primer edil de Soria, Carlos Martínez, acompañó a la familia en su dolor y desde el Ayuntamiento decretó tres días de luto, a partir del lunes, por la muerte del presidente de la Diputación, por lo que las banderas ondearon hasta el miércoles a media hasta en todos los edificios municipales de la capital.

También acudieron con sus trajes reglamentarios los representantes de las fuerzas de seguridad en la provincia, como Luis Varga, Coronel de la Subdelegación de Defensa de Soria y Eduardo López, Teniente Coronel Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Soria, así como el Comisario de la capital, entre otros. Desde el mundo deportivo, concretamente del Numancia llegaron casi todos los jugadores en plantilla, así como su presidente e íntimo amigo de Domingo, Francisco Rubio. También estuvo presente Miguel Ángel Lotina, actual entrenador del Depor y ex del Numancia y Marcelino Maté, presidente de la Federación de Fútbol autonómica.

En el aspecto empresarial y financieron pudieron verse por la iglesia parroquial de Navaleno al presidente de la Cámara de Comercio soriana, Jaime Ribas, a Santiago Aparicio, presidente de la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas (FOES), entre otros. Alfonso de la Lastra, director general de Caja Rural de Soria también estuvo presente en las exequias. Fueron muchos, hasta casi dos mil personas, los que quisieron mostrar su cariño, ya no a Domingo, pero sí a su familia, su mujer e hijo. También la que fuera su familia ‘de acogida’ tras quedar huérfano de joven se vio arropada por todos los asistentes durante su dolorosa despedida en Navaleno.

Pero es sólo una muestra de los homenajes en honor al presidente de la Diputación soriana que se han celebrado y se celebrarán en las próximas fechas. Cabe destacar el nombramiento de la plaza Domingo Heras López en Molinos de Duero, cuando éste todavía vivía y pudo disfrutar junto a los suyos de tal muestra de reconocimiento y cariño. La plantilla numantina lució crespones negros en su partido contra el Xerez, de Jerez de la Frontera y guardó un minuto de silencio momentos antes. En ‘Los Pajaritos’ volverán a repetir el sentido homenaje. El carácter afable, cariñoso, tolerante y dialogante de Domingo Heras será ejemplo en el mundo político soriano. Su amor por la comarca de Pinares queda patente en muchos proyectos e iniciativas y su capacidad de consenso será copiado por otros, en un intento de mantener viva la esencia de Domingo.

Newsletter

Reciba las últimas noticias directamente en su correo